Saltar al contenido

El imputado y sus derechos

¿Eres imputado en alguna causa y necesitas conocer todos tus derechos? Te explicamos lo que necesitas saber en esta situación.

¿Qué significa ser imputado?

Un imputado es toda aquella persona acusada de cometer, encubrir o participar de un delito penal.

Este concepto se utiliza únicamente en el ámbito judicial.

Una persona se vuelve imputada cuando el hecho se formaliza en instancias jurídicas. Y, a partir de ese momento, entran en vigencia los derechos constitucionales que protegen a una persona procesada penalmente.

El imputado no es culpable del delito aún. A partir de la imputación, comenzará el proceso de investigación que determinará la culpabilidad o inocencia de dicho imputado.

Es decir, ser imputado significa que hay una sospecha que debe investigarse y corroborarse primero.

¿Cuáles son los derechos de un imputado?

Desde el momento uno en que una persona se convierte en imputado, el Poder Judicial deberá garantizar el cumplimiento de sus derechos y garantías.

Todo imputado, además, debe exigir que esto se cumpla, sin importar su estatus social, económico o cultural.

Hasta que el proceso en su contra se dé por finalizado, todo imputado tiene derecho a:

  • Recibir información clara, completa y precisa de cuáles son los cargos que se le atribuyen.
  • Ser informado de los derechos y garantías que las leyes le otorgan.
  • Mantenerse en contacto con su familia.
  • Recibir asistencia legal. En caso de no poder acceder a un abogado de forma privada, un defensor público le será asignado.
  • Ser asistido sin cargo por un traductor en caso de no comprender el habla española.
  • Solicitar al fiscal a cargo diligencias destinadas a desvirtuar las acusaciones en su contra.
  • Presentarse ante el juez y prestar su declaración.
  • Solicitar que se active la investigación y estar al tanto de su contenido.
  • Solicitar sobreseimiento.
  • No declarar o elegir no hacerlo bajo juramento.
  • No ser sometido a torturas ni a otros tratos inhumanos.
  • No ser juzgado durante su ausencia.

Además, ante la ley, cualquier imputado se presume inocente hasta que se demuestre lo contrario. Este es el principal principio jurídico a favor del acusado.

Sin embargo, pueden tomarse medidas de precaución si el juez lo considera necesario. Por ejemplo, la prisión preventiva.

Esta medida suele implementarse cuando hay riesgo de fuga del imputado o bien para asegurarse que la investigación siga su curso y que nada obstruya la resolución del caso.

¿Pueden ser imputados los menores de edad?

El artículo 1 de la ley nº 22.278, declara explícitamente que aquellos menores de 16 años no pueden ser punibles.

Sin embargo, los adolescentes entre 16 y 18 años no son juzgados por el mismo sistema que los adultos mayores de edad.

Los menores entre 16 y 18 años, pueden ser punibles si cometen delitos con penas mayores a dos años de cárcel (como por ejemplo, homicidio doloso o violación). Pero comenzarán a cumplir su condena una vez cumplidos los 18 años.

Hasta ese momento, podrán ser privados de su libertad en instituciones o centros especializados.